Por un baloncesto más espectacular de @AlejandroGar114

Recupero este artículo de Mayo 2012 de la mano del Maestro D.Alejandro, como le decía el gran Andrés Montes.

“En estos meses sin entrenar he tenido más tiempo para reflexionar sobre los comentarios, que cada vez se oyen más a menudo, en torno a la pérdida de espectacularidad del baloncesto. Muchos piensan que deberían llevarse a cabo cambios; yo también, pero ¿cuáles?
Lo lógico es que las partes implicadas aportasen lo que piensan para, entre todos, decidir qué hacer. Al decir las partes implicadas me refiero a los jugadores, los entrenadores, los árbitros, los directivos, la Euroliga, la ACB y otras ligas nacionales, la Federación Española y otras federaciones, la FIBA e incluso los aficionados.
A nadie se le escapa que aunar los criterios de todos va a resultar difícil. Además, los cambios propuestos por algunos son muy difíciles de realizar, casi utópicos. Yo soy de los que creen que unos pocos cambios darían mayor espectacularidad al juego.
Hay otros cambios que aportarían grandes ventajas pero, al mismo tiempo, contarían con la oposición de algunas de las partes implicadas, lo que haría mucho más difícil un consenso.
 
Aplicar bien las reglas actuales
 
Lo primero que hay que aceptar es el reglamento actual: no puede ser que estemos pensando que el reglamento es el que nos gustaría que fuese en lugar del que realmente es. Además, hay que intentar aplicar bien este reglamento. En este sentido, creo que es un error cometido frecuentemente señalar como faltas normales muchas que son antideportivas.
¿Cuántas veces oímos: es una falta táctica para parar el contraataque? Muchas, y me parece bien si es lo que le interesa a tu equipo. Pero no me parece bien que no se señale antideportiva si lo es, independientemente de si el defensor es el último o no. Por cierto, me parece que es subestimar la capacidad de los árbitros haber introducido en el reglamento la norma que cito a continuación.
 
“Si un jugador defensor provoca un contacto con un adversario por la espalda o lateralmente en un intento de impedir un contra-ataque y no hay ningún adversario entre el atacante y la canasta del equipo contrario, la falta es antideportiva”
 
Creo que debe pitarse antideportiva si el defensor hace un contacto sin intención de jugar el balón por la espalda o lateralmente, sin más matices.
 
Hace unas semanas, preparando una charla  sobre estos temas con Joan Carles Mitjana, le decía que era mejor no hacer un vídeo sobre este tema porque luego los árbitros se molestan: “Vale con explicarlo”, dije. Sin embargo, esa misma tarde cambié de opinión al ver un partido de Euroliga, GescrapBizcaia-Montepaschi de Siena. Me indigné al ver que señalaban como falta normal dos antideportivas ‘tácticas’ para parar el contraataque; ya se lo había comentado a Mitjana, y os lo digo ahora, sucede a menudo.
Pulsando en los próximos enlaces podréis visualizar las dos jugadas del partido al que me refiero.

http://www.youtube.com/watch?v=eSVA7R0UQP4&feature=youtu.be

http://www.youtube.com/watch?v=wsVbP-kBhn4&feature=youtu.be
 
En ambos casos son clarísimas faltas antideportivas, aunque el defensor no fuese el último.
Ambas suceden en el primer cuarto del partido y con la falta evitan una ventaja numérica del ataque. Ya tenemos claro lo que sucede cuando hay un contraataque, tanto en este partido como en muchos otros. Eso provoca que muchos equipos apenas preparan contraataques, ni cómo defenderlos pues con hacer una ‘falta táctica’ todo resuelto.
 
Pero no creamos que esto sucede sólo desde que añadieron al reglamento la norma que recalca pitarla si es el último en un contraataque.
Veamos un ejemplo de hace varios años. Falta antideportiva señalada como falta normal de Diamantidis a Bennett.
 
http://youtu.be/4Xa2rd0wArk
 
A esto hay que añadirle la cantidad de ‘faltas tácticas’ que, a pesar de ser antideportivas, son sancionadas como faltas normales en los finales de periodo y, especialmente, en los finales de partido. Algunos partidos se hacen interminables y aburridos para el espectador, ya que conllevan paseos hacia una canasta para tiros libres y después hacia la otra canasta.
Veamos un ejemplo de final del primer periodo en el que el equipo defensivo no llevaba aún cuatro faltas. Stonerook indica a sus compañeros que hay que hacer falta pues no conllevará tiros libres. Efectivamente, la hace él y cuando el árbitro la pita no lo hace como antideportiva.
 
http://youtu.be/9Nma6AlBYDM
 
También podemos ver otro vídeo de hace unos años que nos servirá para darnos cuenta de que el problema viene de lejos.
En este caso podemos ver a Diamantidis, en un final de partido, avisando al árbitro del fondo de que Batiste va a hacer falta a Betts (que es el elegido por su peor porcentaje de tiros libres). Tampoco la señalan antideportiva.
 
http://youtu.be/6uSH2_RJM5o
 
Otro error, pero aquí hay que hilar un poco más fino, que sucede muy frecuentemente es señalar como pasos muchas salidas abiertas en las que sí se cumple el reglamento: no distinguen si el balón se suelta antes de levantar el pie-pívot, que es lo correcto, y lo confunden con que si el balón no ha tocado el suelo. Este error se comete más a menudo cuando los que salen botando son jugadores altos jugando de frente a canasta.
Otro aspecto más complejo es que sería conveniente que se señalasen las faltas que se cometen a los jugadores interiores, ya que existe la idea generalizada de que, como son grandes la mayoría de ellos, tienen ventaja por el hecho de serlo y no pasa nada si las faltas que reciben son ‘leves’. Por el contrario, a los grandes sí se les sanciona cualquier contacto que provoque por pequeño que sea. Esto es especialmente grave en categorías de formación, porque tiene consecuencias muy negativas que conducen a no dar pases interiores e incluso a no hacer jugar a esos jugadores y tenerlos en el banco. Por otra parte, ese tipo de jugadores tienen claro que es mucho más fácil para ellos si no juegan dentro y así nos encontramos con que muchos prefieren jugar por fuera.
 
 
Posibles cambios en el reglamento
 
Casi todos los equipos y jugadores atacan desde fuera hacia adentro, penetrando, para terminar sacando el balón y tirando desde lejos. Desde mi punto de vista, algo que complementa la espectacularidad de nuestro deporte es el juego del pívot.
 
Al haber aumentado la estatura y la fuerza de los jugadores, parece como si el campo fuera más pequeño. También ha mejorado la intensidad del juego y la fortaleza; a diferencia de lo que piensan otros, creo que esto no es un problema. Entiendo que es mejor el espectáculo en el que los participantes se emplean al máximo.
El juego interior apenas existe. Una solución que podría buscarse, en la que hay un enorme consenso, es ampliar el ancho del campo; por ejemplo, en cincuenta centímetros. Eso conllevaría que no existiesen tantos fueras de banda en los laterales cuando los jugadores reciben el balón en movimiento y también que haya más espacio interior en el poste bajo. De esa forma, las ayudas en el lado fuerte serían mucho más largas y peligrosas para los defensores con la amenaza del tiro de larga distancia si se saca el balón. Estas medidas del campo se aplicarían en las ligas profesionales pudiendo dejar las dimensiones del terreno de juego como están en categorías de formación.
 
Además de lo que explicado anteriormente, podría anularse la norma que permite a un defensor ‘controlar’ a su atacante con el antebrazo en la espalda. Es legal siempre que sea dentro de su cilindro, pero la realidad es que es muy difícil discernir si se empuja. Por tanto, creo que estaríamos mejor sin esa norma.
 
Sancionar más la falta personal y evitar los parones en el juego
 
Creo que la sensibilidad de los árbitros para sancionar las faltas que existen es buena, especialmente en lo que se refiere al uso indebido de las manos, pero probablemente la sanción ya no es suficientemente importante. Si tenemos en cuenta los porcentajes de dos y de tres en relación con los de tiros libres, nos percatamos de que apenas hay perjuicio en que te señalen falta personal, considerando además que las cuatro primeras de cada cuarto no son de tiro. Hay una gran diferencia con lo que sucedía hace años. Y es que ahora, en muy raras ocasiones, los jugadores participan más de 30 minutos por partido, mientras que antiguamente, que había muchas menos rotaciones, bastantes jugadores estaban en la pista 40 minutos o casi. Así las cosas, que te carguen con faltas tiene menos transcendencia. ¿Cómo podríamos conseguir que señalar falta personal sea una sanción importante? Desde luego, con que tiren dos tiros libres ¡no! ¿Qué se consigue haciendo falta? ¡Parar el juego! No se consigue un ritmo alto y se aburre al espectador.
Es indudable que si sancionamos más la falta personal sería mejor para lo que acabamos de comentar. Sin embargo, no tengo claro si podría ser bueno reducir el número de faltas por la que un jugador es expulsado a cuatro, o si habría que ampliar el tiempo de juego a 48 minutos, de tal forma que entonces sí tenga incidencia el número de faltas por temor a ser expulsado, o bien ayudar a que la conversión en puntos en faltas personales de tiro sea mayor: sólo se tiraría un tiro libre, cuando ahora deben tirarse dos, si se encesta el primero que valdría por dos. Si se deben tirar tres tiros libres, en las normas actuales, se pasaría a tirar dos si el primero es convertido (con valor de dos puntos).
 
Podríamos recuperar algunas reglas antiguas como terminar con las bandas alternativas y recuperar el salto entre dos y otras, que nos conducirían a recuperar un mejor ritmo en los partidos como jugar sólo dos tiempos de 20 minutos, o bien continuar jugando con cuatro periodos de 12 minutos, ya que así no tendrían tanta incidencia los parones de 2 minutos entre el primer/segundo y tercer/cuarto periodo, ya que proporcionalmente la parada no sería tan grande. Actualmente rompemos demasiado el ritmo por múltiples circunstancias.
 
Una opción sencillísima para tener un mejor ritmo es volver a sacar desde la pista trasera tan rápido como quieras después de la señalización del árbitro, sin tener que esperar a que toque el balón, como sucedía hace unos años. Incluso podría aplicarse también en campo de ataque, es decir siempre que el árbitro señale una dirección, quizás exceptuando los saques de fondo.
 
Estas ideas han sido extraídas de conversaciones con muchos entrenadores, jugadores, directivos y aficionados con los que siempre he conversado y últimamente mucho más en relación a estos temas. Espero que éstas, u otras propuestas, tengan incidencia en el próximo cambio de reglas, ya que ayudarían a mejorar nuestro baloncesto. Para ello es conveniente que los que han cambiado las normas hasta ahora sean capaces de escuchar a todos y actuar en consecuencia después de debatir.
 
Me dicen que no llegaremos a tiempo para el próximo cambio de reglas, que será el próximo verano. Espero que no sea verdad. Tiempo hay de sobra y el baloncesto lo agradecerá.

Aíto.-“

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s