COMUNICAR, NO HABLAR.

Es ya una tónica general, pese a las críticas que recibo casi a diario –de amigos y entrenadores- el no hablar por hablar, cuando hablo es para comunicarme, para hacer llegar una idea, un pensamiento, una reflexión. Vivimos en la era de la tecnología, corren ríos de información que no retenemos, tenemos telediarios y “noticias”Sigue leyendo “COMUNICAR, NO HABLAR.”